Si te gusta el arroz frito, ¿por qué no intentar darle un toque tailandés?

Es diferente del arroz frito chino que se prepara con arroz jazmín en lugar de arroz regular de grano largo. Por lo general, contiene carnes similares al arroz frito chino, como el pollo y el camarón, sin embargo, no encontrarás tantas verduras en un arroz frito tailandés como en su primo el chino.

El arroz frito tailandés solo incluye la cebolla aromática, el ajo y los pimientos, con tomates en rodajas finas que a veces se agregan a la mezcla.

Ojo, si sabes cómo hacer arroz rojo… no te costará trabajo conseguir un arroz frito con un toque tailandés.

Al igual que el arroz frito chino, el arroz frito tailandés contiene huevos revueltos, pero el huevo se mezcla con el arroz, aunque ligeramente es más aguado, cubriendo los granos de arroz y creando un plato increíblemente cremoso.

 

Aquí, la salsa utilizada para sazonar el arroz frito tailandés lo cambia todo y se debe a un jugador clave: la salsa de pescado.

Déjame decirte, cuando compramos salsa de pescado por primera vez para hacer nuestro Crock Pot Pho, no era un fanático.

Cuando lo hueles por primera vez sabrás por qué. Simplemente no me atraía para nada.

Pero, después de agregarlo a un plato que creía conocer… el perfil de sabor subió a nivel de wow.

Esta salsa transformó el sabor del arroz frito. No me malinterpreten aquí, me encanta el arroz frito chino, pero la salsa de pescado realmente lo llevó a un nuevo nivel con una profundidad de sabor única.

Y, después de esto… me enganché.

La salsa de pescado ayuda a crear ese hermoso equilibrio de sabores dulces, salados, ácidos y picantes que es tan prominente en la cocina tailandesa y vietnamita.

Para agregar al balance, el arroz frito tailandés se sirve comúnmente con rodajas de pepino. El crujido es el complemento perfecto para el arroz cremoso.

Y no nos olvidemos de otros dos componentes clave del sabor tailandés que entran en juego aquí (que son bastante únicos para un plato de arroz frito): hierbas frescas y una rodaja de limón.

¿Cuándo fue la última vez que bebiste un poco de limón con tu arroz frito? Después de un bocado, el limón se convertirá en tu nuevo condimento favorito en un arroz frito.

Si un plato puede poner tu mundo culinario al revés (de una manera muy deliciosa), este podría ser ese plato. Veamos:

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de maní
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 chile rojo, picado (serrano o tailandés si te gusta, o un jalapeño rojo sin semillas si te gusta suave)
  • 100g de pollo, camarón, cangrejo o cerdo, picados en trozos pequeños
  • 2 cdas de arroz jazmín cocido (a temperatura ambiente)
  • ½ cebolla, picada
  • ½ pimiento rojo, cortado en cubitos
  • 2 cucharaditas de salsa de pescado
  • 2 cucharaditas de salsa de soja
  • 1 tomate, en rodajas finas
  • 1 huevo

Instrucciones

Calienta el aceite de maní en un wok grande (o una sartén muy grande) a fuego alto. Agrega el ajo y los chiles y saltea por unos segundos. Agrega el pollo y saltea hasta que esté cocido, 2-3 minutos.

Agrega el arroz cocido, la cebolla y el pimiento rojo, y saltea durante 1-2 minutos.

Encuentra más formas de preparar arroz, entra a KiwiLimón 

Agrega la salsa de pescado, la salsa de soya y el tomate en rodajas. Saltear durante 1-2 minutos, mezclando bien.

Empuja todos los ingredientes en tu wok hacia un lado y rompe el huevo directamente en el wok.

Revuelve con tu espátula y deja que se cocine hasta que esté comenzando a fraguar. Mezcla el huevo con la mezcla de arroz hasta que el huevo esté cocido.

Sirve el arroz frito cubierto con rodajas de pepino, cebollas verdes picadas, una rodaja de limón, una pizca de cilantro fresco y una pizca de pimienta blanca extra (si lo desea).

Información: YouTube, KiwiLimón y WikiHow 

Vídeo: YouTube

Read More »

4 técnicas simples, económicas y fáciles o mejor dicho… actividades divertidas para hacer con los hijos

Muchas veces estar con los hijos puede resultar agobiante cuando no se sabe qué hacer… sin embargo cuando se le pone un poco de creatividad al asunto, podemos hacer diversas actividades incluidas las clases de Inglés.

Si tienes un nivel de inglés aceptable, puedes practicar con tus hijos y juntos ir perfeccionando el idioma.

Solo es cuestión de tomarlo como una actividad divertida, de juego y aprendizaje.

Aquí te dejo 4 actividades que puedes hacer todos los días, alternándolas o sencillamente establecer el día de… veamos:

  1. a) Noche de película (con preguntas y respuestas)

Ver películas en inglés es bueno para exponer palabras de vocabulario nuevo, pero no es ideal para la práctica de conversación, así que agreguen un elemento de discusión.

Vídeo:YouTube || Fuentes: Harmon Hall y Pocoyo 

Encuentra más información sobre como divertirte en Harmon Hall

 

Después de la película, pregúntale a tu hijo qué palabras nuevas escuchó en la película y qué creen que significan. Luego búsquenlas juntos en el diccionario para confirmar la respuesta.

Pídeles que te digan qué pensaban que eran los momentos más divertidos o tristes de la película, qué personaje les gustaba más y por qué, y qué les dirían a tus amigos sobre la película.

Estas son preguntas divertidas que harán que tu hijo charle sobre la película sin sentirse como una tarea aburrida.

Ojo… procuren que en la medida de lo posible la conversación sea en inglés.

  1. b) Pon un espectáculo de marionetas
  2.  

Ni siquiera tienen que ser verdaderos títeres: puedes usar muñecos de peluche o muñecas o incluso hacer figuras con papel de construcción y pegarlas en palitos de helado.

Una caja de cartón con un agujero en el costado hace un simple teatro de marionetas.

Escriban un montón de escenarios simples (como “the dinosaurs go to the store” o “the animals escape from the zoo“) y colócalos en un cubo o sombrero, luego elijan uno al azar y que comience la función con tu hijo.

El público puede ser el resto de su familia, las mascotas, los peluches o tus amigos. Lo importante es que toda la actuación de voz deba hacerse en Inglés, lo más correcto posible.

  1. c) Hacer tres preguntas sobre su día

En la mesa o antes de acostarse son los mejores momentos para esto.

Puedes decidir cuáles deberían ser las preguntas, pero no deberían ser iguales todos los días para que el niño no tenga el hábito de dar las mismas respuestas cada día.

También deben ser preguntas abiertos donde el niño no pueda simplemente dar una respuesta de sí/no o de una palabra como respuesta.

Algunos ejemplos podrían ser: What was the best part of your day today? What did you do today that you are proud of? What happened today that you might do differently next time?

Si deseas ayudar a tus hijos a mejorar el inglés, conviértelo en un hábito diario. Solo llevará 10 minutos, pero las mejoras que verás serán enormes.

  1. d) Inventen historias juntos

Hay muchas formas apropiadas de hacer esto. Con los niños más pequeños, puedes alternar oraciones, donde comienza con “…Once there was a gigant who needed new pants” y tu hijo inventa la siguiente oración “… So he decided to go to the store“).

Y así, cambian frases de ida y vuelta hasta que la historia llega a un final lógico o divertido.

Los niños mayores pueden inventar historias a partir de un simple aviso (tell me a story about a magical creature). El objetivo es lograr que hablen y usen su imaginación.

Todas estas técnicas son simples, económicas y fáciles de hacer, sin importar dónde vivas o qué más esté sucediendo a tú alrededor y todas ayudarán a tus hijos a mejorar el habla en Inglés de forma natural.

Solo sé paciente y persistente. ¡Buena suerte!

Read More »