Apreciando un poco de la historia y procedencia del pan y las panaderías

Hoy en día cuando vamos a una panadería o pedimos pasteles a domicilio para nuestro evento social ¿te has preguntado cómo se originó el pan?

Vemos que es un alimento de canasta básica y tan básico es, que dejamos de ver su importancia y el recorrido que ha tenido a través de la historia.

Por ejemplo, ¿sabías que parte de su historia fue que se ha sido parte de la mesa para brindar tributo a los dioses o bien que ha participado en obras literarias como inspiración?

Sí, seguramente si lo sabías porque has leído al respecto ¿cierto?

Hace unos día me senté a leer un poco sobre los orígenes del pan y encontré que el poeta Archestrato di Gela (siglo IV a. C.), goloso y cocinero, es uno de los primeros en hacer del arte gastronómico un tema de versos.

En Hedypatheia, el autor relata los hechos de un refinado hombre siciliano que viajó por el mundo antiguo y disfruta escribiendo sus experiencias en el mundo gastronómico.

Las harinas más preciadas y mejores son las de cebada, todas cuidadosamente tamizadas, más blancas que el éter y la nieve. Si los dioses comen harina de cebada, Hermes va allí y se la compra.

Los versos señalan que uno de los mayores méritos y dificultades en el arte de hornear era crear un pan blanco, incluso blanco como la nieve.

Los estudiantes griegos desarrollaron la profesión de panadero, perfeccionando las técnicas de masa y horneado, utilizando levaduras de vino para elevar la masa y agregando especias y aromas con gran creatividad, de modo que llegaron a producir más de 70 tipos diferentes de pan.

Ejemplos son semidelitas, un pan noble hecho de harina de trigo, bromito, de bromos, que significa “avena”; y matza, un pan plano hecho de harina de cebada que todavía se puedes comprar en Atenas hoy día.

TIPOS : PAN MARROQUÍ خبز المقلة

A principios del siglo V a. C. inventaron el molino de tolva Olynthe, que aligeraba el trabajo de los molineros.

¿Y en la antigua Roma? Como en todas las grandes civilizaciones mediterráneas, aquí también el significado simbólico del pan era bastante relevante.

En la antigua Roma del siglo I a. C., en las casas y en las mesas, durante las comidas, nunca faltaba el pan.

Era un alimento tan importante que siempre se servía en popinae (restaurantes), en combinación con platos calientes de legumbres, verduras, carne y pescado.

Por lo tanto, había un buen número de panes, todos diferentes para cada tipo de companatico.

Parece que fueron los prisioneros griegos capturados en Macedonia quienes trajeron el secreto de hornear a Roma.

El nombre de Macedonia: ¿república exyugoslava, territorio griego ...

La pregunta a veces era tan grande que, cuando faltaba trigo en Italia, se importaba de Egipto y el norte de África.

Con los romanos se construyeron las primeras panaderías, durante el imperio de Augusto había 329, todas administradas por los griegos.

Bajo Trajano, existe la categoría de molineros y luego la de panaderos: reunidos en corporaciones cuyos derechos están garantizados por el emperador, se llaman pistores, un nombre tomado de los panaderos franceses (pestores) hasta el siglo IX.

Pues bien… lo que si no hay duda es que el pan, la panadería y sus diversos desarrollos a través de la historia nos han traído un verdadero tesoro culinario a nuestras mesas.