Si te gusta el arroz frito, ¿por qué no intentar darle un toque tailandés?

Es diferente del arroz frito chino que se prepara con arroz jazmín en lugar de arroz regular de grano largo. Por lo general, contiene carnes similares al arroz frito chino, como el pollo y el camarón, sin embargo, no encontrarás tantas verduras en un arroz frito tailandés como en su primo el chino.

El arroz frito tailandés solo incluye la cebolla aromática, el ajo y los pimientos, con tomates en rodajas finas que a veces se agregan a la mezcla.

Ojo, si sabes cómo hacer arroz rojo… no te costará trabajo conseguir un arroz frito con un toque tailandés.

Al igual que el arroz frito chino, el arroz frito tailandés contiene huevos revueltos, pero el huevo se mezcla con el arroz, aunque ligeramente es más aguado, cubriendo los granos de arroz y creando un plato increíblemente cremoso.

 

Aquí, la salsa utilizada para sazonar el arroz frito tailandés lo cambia todo y se debe a un jugador clave: la salsa de pescado.

Déjame decirte, cuando compramos salsa de pescado por primera vez para hacer nuestro Crock Pot Pho, no era un fanático.

Cuando lo hueles por primera vez sabrás por qué. Simplemente no me atraía para nada.

Pero, después de agregarlo a un plato que creía conocer… el perfil de sabor subió a nivel de wow.

Esta salsa transformó el sabor del arroz frito. No me malinterpreten aquí, me encanta el arroz frito chino, pero la salsa de pescado realmente lo llevó a un nuevo nivel con una profundidad de sabor única.

Y, después de esto… me enganché.

La salsa de pescado ayuda a crear ese hermoso equilibrio de sabores dulces, salados, ácidos y picantes que es tan prominente en la cocina tailandesa y vietnamita.

Para agregar al balance, el arroz frito tailandés se sirve comúnmente con rodajas de pepino. El crujido es el complemento perfecto para el arroz cremoso.

Y no nos olvidemos de otros dos componentes clave del sabor tailandés que entran en juego aquí (que son bastante únicos para un plato de arroz frito): hierbas frescas y una rodaja de limón.

¿Cuándo fue la última vez que bebiste un poco de limón con tu arroz frito? Después de un bocado, el limón se convertirá en tu nuevo condimento favorito en un arroz frito.

Si un plato puede poner tu mundo culinario al revés (de una manera muy deliciosa), este podría ser ese plato. Veamos:

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de maní
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 chile rojo, picado (serrano o tailandés si te gusta, o un jalapeño rojo sin semillas si te gusta suave)
  • 100g de pollo, camarón, cangrejo o cerdo, picados en trozos pequeños
  • 2 cdas de arroz jazmín cocido (a temperatura ambiente)
  • ½ cebolla, picada
  • ½ pimiento rojo, cortado en cubitos
  • 2 cucharaditas de salsa de pescado
  • 2 cucharaditas de salsa de soja
  • 1 tomate, en rodajas finas
  • 1 huevo

Instrucciones

Calienta el aceite de maní en un wok grande (o una sartén muy grande) a fuego alto. Agrega el ajo y los chiles y saltea por unos segundos. Agrega el pollo y saltea hasta que esté cocido, 2-3 minutos.

Agrega el arroz cocido, la cebolla y el pimiento rojo, y saltea durante 1-2 minutos.

Encuentra más formas de preparar arroz, entra a KiwiLimón 

Agrega la salsa de pescado, la salsa de soya y el tomate en rodajas. Saltear durante 1-2 minutos, mezclando bien.

Empuja todos los ingredientes en tu wok hacia un lado y rompe el huevo directamente en el wok.

Revuelve con tu espátula y deja que se cocine hasta que esté comenzando a fraguar. Mezcla el huevo con la mezcla de arroz hasta que el huevo esté cocido.

Sirve el arroz frito cubierto con rodajas de pepino, cebollas verdes picadas, una rodaja de limón, una pizca de cilantro fresco y una pizca de pimienta blanca extra (si lo desea).

Información: YouTube, KiwiLimón y WikiHow 

Vídeo: YouTube